Seguidores

jueves, 18 de agosto de 2011

Carnaval de sangre

Duele la sangre que corre

desbocada de las venas

abiertas a estocadas y balazos

mezclada con pagos de una muerte vendida

repentinas alzas de las acciones de matar

de un sepelio acompasado con sones de cumbia

de un general insecto con alas y patas humanas

de un presidente electo por la democrática mayoría

o en su defecto por un insecto tirano

o un minúsculo humano

que corre por la calle con un arma homicida

y se hace del trono de la humanidad

con el contubernio global de un internet

con las poses de una estrella insuperable

norteamericana o china

por los ratings de televisiones podridas

y vueltas por estetas a remozar

llora el mundo y nadie escucha

porque ríe de sí mismo también

y las cámaras lloran y ríen

ante uno y otro día veloz

vamos bien vamos bien

sube el oro y cae el dólar

vamos bien

pongámonos todos a vomitar

los que creen vomitan

y los que no creen también.

2 comentarios:

  1. Sí señor, el mundo actual es un carnaval de sangre, en el que muy pocos se divierten.
    la situación que decribes en el poema, con mucha más crudeza (y calidad poética) que la que yo utilizo para describir las mismas cosas es para estar vomitando sin parar. Pero me reafirmo: hay soluciones.

    Menos mal que a lo largo del día leo otras cosas, que me alejan de este mundo cruel y desconecto, porque a veces me puede y me aplasta tanta iniquidad.

    ResponderEliminar