Seguidores

martes, 13 de noviembre de 2012

EL LLAMADO




Contemplaba el fuego y vi que una mano salía de él y me pedía “Ven, sácame de aquí”. Escuchaba al viento entre las ramas de los pinos y una cuerda verde rasgueó la melodía “Ven, sácame de aquí”. Miré al cielo y una grulla que seguía a otra me rogó “Ven, sácame de aquí”. Las montañas entonces parecieron despertar y escribieron sobre la piedra y la madera “Ven, sácame de aquí”. La luna se desprendió del horizonte más pálida que nunca y gimió “Ven, sácame de aquí”. Entonces comprendí el angustioso llamado y me dije a mí mismo “Ven, sácame de aquí”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario