Seguidores

lunes, 30 de abril de 2012

La copa de champán



La copa de champán rueda sobre la mesa
y cae lentamente hasta el suelo.
Los bandoneones se quejan del amor.
La joven se quita los zapatos de aguja
y corre hacia la salida del restorán.
El galán se levanta de su asiento,
la ve correr como el champán sobre el mantel.
La joven ya afuera apoya su espalda desnuda sobre el vidrio
y se dobla herida en llanto,
mientras los violines de la tanguería siguen entonando año tras año
La Cumparsita.


video

sábado, 28 de abril de 2012

A Heráclito


Miro el agua que corre,
estrellas fugaces montan a pelo
el lomo de esta piel acuática.
Cada resplandor es una carcajada de sol
la punta de una flecha dorada
que lacera carne de aguas
y vuelve a reaparecer más allá
debajo de una mano
por entre costillas heridas
en el guiño de unas pestañas coquetas
entre piernas delgadas de una joven morena
y brilla
sólo brilla alegre y breve
para retenerme enamorado contemplando
para retenerme vivo entre lágrimas
que tantas y juntas se convierten
en aguas que corren y corren bajo el sol.

miércoles, 25 de abril de 2012

LA REALIDAD


La realidad no es más que un estado de cosas del que no nos cabe ninguna duda que nos está ocurriendo—sea lo que fuere ese estado de cosas--, un sueño, la experiencia de los sentidos, una alucinación, una representación mental, otra dimensión, una situación absurda, estar despierto, Dios, o la muerte.
Que haya un estado de cosas más allá de nosotros, no cabe duda. Cuál sea esa realidad es inevitablemente incierto. Eso se debe a que somos una realidad incompleta; somos una sombra que al volverse para descubrir su cuerpo no ve nada. Hemos respondido a esto con el término irrealidad para representarnos el otro lado de nosotros mismos. Ni tan reales ni tan irreales.
He tratado toda mi vida de superar este estado de cosas que se me impone por naturaleza. He descubierto que la mente humana puede convertirse en un OVNI. Mi tecnología mental aún no supera los primeros prototipos voladores, pero ya he creado mundos que pocos conocen crear. Escapar del condicionamiento de esta realidad, como el hombre que se rebeló más allá de la fuerza gravitatoria. En eso sigo trabajando en mi laboratorio secreto.
He entreabierto portales a otros mundos. Dejaré el mapa de ellos antes de morir. No es fácil comunicar una experiencia de otra realidad. No existen hasta hoy prácticas adecuadas para enseñar la transmutación alquímica de la mente. No estamos solos en esto. Desde el Otro Lado estamos siendo facilitados, lenta pero progresivamente.

domingo, 22 de abril de 2012

El eco de mis palabras



Escucho el eco de mis palabras
que repite el eco de mis palabras
y mis palabras y mis palabras
no logran hablar más que de sí mismas
a sí mismas
consigo mismas
rebotando entre muros de espejos
que devuelven la mueca de mis gestos
sumados y horribles.
Escucho al alba un piar de pajaritos
acurrucados en la techumbre de mis sueños
y aunque trato de silbar dulcemente
sólo escupo palabras palabras y palabras
pedradas obsesivas de mi cerebro
que me roban el decir
lo que tengo que decir
y decir y decir
hasta acabar de vuelta en el silencio.
Escucho palabras de palabras
y versos de versos
de sueños pálidos apenas redimidos
que intentan despertar
desde el inmenso pensamiento
al homúnculo del alma,
pero al final el eco repite
palabras palabras palabras.

jueves, 19 de abril de 2012

Nocturno



Quería ver de cerca el cielo
abrí mi ventana
había estrellas y algo de frío
un cielo de luto que se iba expandiendo
a medida que miraba
por encima de techos piramidales
por encima del océano sumergido
bajo el nivel del mar
por encima del campanario del tiempo
por sobre las voces
ya más resignadas y tenues de la capital
empequeñecida
dentro de sueños
progresivamente abultados
de ciudadanos diminutos
que comenzaron a decaer
como las luces fatuas de todas las habitaciones
hipnotizados desde mi ventana
hacia el otro lado de las estrellas.
Nadie podrá evadir el sueño
tarde o temprano
buenas noches a la noche.
Cierro mi ventana
satisfecho.

lunes, 16 de abril de 2012

Se va el verano

Se va el verano
no sé por dónde
a través de alguna herida,
el alma heroica
que se suspira en labios del tiempo.
¿Será el olor de los higos que se secan
bajo el ala descarnada de la higuera?,
¿en el relámpago sosegado de la postrera sonrisa del sol
dentro de cubas de vidrio maduro?,
¿rasguido de plumas errantes que se eleva repentinamente
y se aleja siempre más allá de algún horizonte
persiguiendo en éxtasis al delicioso verano?
¿Dónde comienza y dónde termina?
Contemplamos las tristes señales de su partida,
el olor de las hojas torturadas
y el peso de un año más doblando nuestra espalda
y la antropomórfica mirada que se obstina
en inquirir por todas partes
el sentido de un mañana tan dilatado que nunca muera
al morir el verano y el tiempo.