Seguidores

domingo, 27 de mayo de 2012

Viejo muelle



Al viejo muelle de alerce
se le han quebrado sus dos primeras pilastras
y se arrodilla con dificultad ante la superficie del lago.
Las olas van y vienen dando empujoncitos al muelle,
sus piernas de palo tiemblan cansadas y húmedas.
El agua se va y regresa, el muelle resiste;
el agua se va y regresa, el muelle resiste;
el agua se va y regresa, el muelle resiste…
A veces se acerca el viento con olor a lluvia
y el muelle pareciera quejarse sin querer.
Una garza blanca planea con elegancia alrededor del cuerpo debilitado
desconociendo quizás que al posarse majestuosamente
y contemplar como una reina silenciosa el lago
su trono se quebrará finalmente por dentro
y se hundirá hasta el fondo del agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario