Seguidores

domingo, 20 de enero de 2013

Morir es tan fácil




Morir es tan fácil
como abrir la puerta y partir
sin intención de volver;
morir es detenerse sobre un puente
y mirar hacia las aguas de color impenetrable
sin saber si saltar
o seguir adelante
hasta el próximo puente.

Vivir es mejor que morir
y no es mejor que estar muerto.

Es mejor vivir para las cosas bellas
y no dejarse arrastrar por el lavado de la muerte.

Las aguas de los ríos huelen a sal cuando anochece,
los océanos huelen a ríos con la luz de la mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario