Seguidores

miércoles, 21 de enero de 2015

EL ERMITAÑO (capítulo 11)




Hacía un rato que había dejado de llover. El ermitaño dejó su choza y se sentó sobre un tronco. Su vista sosegada descubrió un rayo de luz que se filtraba entre el follaje y que venía en diagonal hasta cerca de sus pies. El trazo recto y brillante de la luz se hundía en un oscuro charco; hacía estremecerse la superficie del agua con una suerte de sonriente vibración para en seguida desaparecer tragado por la negrura vacía y honda de la posa. Su mente comenzó a resonar progresivamente con aquella escena. Vio allí al humilde rayo de luz, y a su alma; vio a la humanidad toda; vio al sol y al universo entero; vio la vida y la muerte, el ser y la nada. Sintió como si una enorme fuerza lo hubiese arrastrado de los cabellos por encima de todo y entonces pudo concebir la inmensidad del vacío de todo como un absoluto tenebroso y sin fin, desde el cual brotaba repentinamente la luz virginal, niña y loca, para irse desplegando lenta y poderosamente en un espacio extraño, al que por un instante minúsculamente colmaba con sus figuritas de colores, con sus cosas, con todo tipo de seres vibrantes, atómicos y lindos, hasta finalmente volver a ser tragada entera por la infinita oscuridad de la negación, el gran océano de la profunda realidad. El ermitaño sonrió al comprender de una sola vez el poder irresistible de la luz tanto como el poder abismante y absoluto de la tiniebla. Con dos lágrimas eléctricas entre sus pestañas reconoció que la luz, que la vida y el ser provenían desde un abismo insondable, pasaban por un instante ante su estrecha y progresiva mente, por el medio de un angosto universo, absorbiendo dentro de su propio ser de luz cada choque con la oscuridad, con el mal, con el dolor y el vacío, y que luego se escapaba veloz y juguetona más allá de todo, de lo Uno, pero también más allá de la oscuridad y de la nada… 


( continuará cada miércoles)

2 comentarios:

  1. Le seguiré, cada miércoles... saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un honor para mí, Chaves, recibirte cuando quieras!!!... Un abrazo

      Eliminar