Seguidores

sábado, 18 de octubre de 2014

ABANDONO





Fue una mañana de abril, fría y gris como debe ser todo día en que uno abandona a un ser amado. Laura cerró la puerta tras de mí. Giró el cerrojo por dentro y ya no quise oír más. Salí a la calle con mis dos maletas y un abrigo colgando del brazo. Entonces no me parecieron pesadas aun con la historia que llevaban dentro. Caminé hasta la esquina y me detuve. Era necesario ese acto libre y honesto, detenerse un momento y decidir con la vida colgando de un hilo. Miré hacia atrás y vi que cerrabas velozmente la cortina. Bajé la vista, sonreí y seguí adelante. Han pasado los años y te he visto alguna vez pasear, con una plácida sonrisa, del brazo de alguien. Seguramente ya no te importa, pero lo que tú nunca llegaste a saber, amada Laura, es que desde entonces nunca he dejado de llegar hasta una esquina sin volver atrás la mirada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario