Seguidores

viernes, 15 de agosto de 2014

UNA CLASE MÁS





El catedrático Pérez se montó los lentes redondos sobre el arco de la nariz, miró sobre ellos hacia la nutrida concurrencia de jóvenes coloridos y prestos, y comenzó a levantar la voz primero como un murmullo de piedras que ruedan bajo el agua. De pronto pareció invocar a las nueve Musas y un himno de sacras verdades se desbordó por su boca meliflua; levantó su índice hacia el cielo y como por arte de magia quedó todo resuelto. Los jóvenes lo escuchaban inmóviles cual palomas en el reborde del campanario de la iglesia, y ante sus ojos brillaban los fogonazos de la historia humana, los átomos desgajados del caos primigenio, las figuras perfectas que trazaba en el aire con sus finas manos, los libros y las frases famosas que arreciaban como goterones de una tormenta de verano. La hora continuó avanzando sobre un tiempo inmenso, más allá de lo imposible, y a la par de un Orfeo músico callaban estupefactas las mesas y las sillas, las lámparas, los vidrios y el techo arrobados con su encanto. Hasta que al fin, cuando algo maravilloso se reveló en su corazón tremolante, enmudeció abruptamente y exclamó: “¡La clase ha terminado!” Un “¡Viva!” se escuchó espontáneo en el coro de la concurrencia del ágora, seguido por un aplauso estruendoso que alcanzó hasta el techo y el cielo mismo, pues el catedrático Pérez, subido sobre un carro de fuego, se amarró la capa púrpura al cuello, se ciñó la corona de oro y diamantes, y entre fogonazos y trompetas ascendió a los cielos, divinizado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario