Seguidores

domingo, 2 de febrero de 2014

Evolución



Al despertar
me dirijo al pequeño pimiento que crece en mi patio,
busco entre sus ramitas al escarabajo verde
que cada cierto tiempo regresa a comerse sus hojas.
Lo tomo entre mis dedos  y le transmito
que el pequeño pimiento se contrae de dolor
y se ennegrece cuando le arranca sus escasas hojas.
Entonces llevo al escarabajo verde a otro árbol
y logro que la naturaleza pase a través de mí
sin daño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario