Seguidores

jueves, 31 de enero de 2013

En un bulevar




En un bulevar me encontré a un poeta
escribía versos, soñaba, deliraba…
era presidente, catedrático y delfín;
una lagartija azul tomaba sol sobre su sombrero de arena
y escupía sangre dentro de un pañuelo viejo.
Parecía esperar a alguien,
no a mí por cierto;
se bañaba de cuerpo entero
dentro de su vaso vacío
para lavar la sangre de su pena,
y apenas escribía un verso de esperanza
la soledad lo borraba de tristeza.

martes, 29 de enero de 2013

Heráclito me enseñó




Mi maestro Heráclito me enseñó
que una lágrima de hielo quema
que la negrura de la noche amanece
que un niño al nacer muere
que el Tao, Dios, Buda y Quetzalcóatl
son una y la misma cosa,
como ser y no-ser
como el bien y el mal
como tú y yo,
pura ilusión y absoluta verdad.

domingo, 27 de enero de 2013

El viento




El viento regresa como regresan las olas
el viento de las alturas de los árboles enloquecidos
el viento que lucha contra el castillo de mi casa
el viento de las mil voces desconocidas
el que viene arrancando del infierno
para refugiarse en todas las grietas del mundo
el que arrastra los pecados de la inmovilidad tortuosa
y nos libra y nos salva con su criminal pureza
el viento de las noches eternas que empujan en el viento
el viento de los trigales y las eras
el viento de las nubes
el viento de los papeles y la tierra
el viento de la sospecha
el viento de los escalofríos del mar
el viento del que respira
detrás de todo viento.

jueves, 24 de enero de 2013

El vapor de los sueños




El vapor de los sueños huye de la sangre al terminar la noche
ninguna súplica, ninguna mano, ningún te amaré por siempre
impedirá el despertar
--ni la luna podrá continuar corriendo impunemente desnuda
los archivos guardarán en sus nichos amarillentos mis versos
esos enanos a veces furiosos, a veces cansados de llorar
juguetones como los bosques que se esconden de la vista humana,
a ellos no les importó si esto o aquello era absurdo y tonto
sólo estuvieron en el lugar justo
sólo callaron sin saber por qué
cada vez que llegaba la hora de dormir
y soñar.

martes, 22 de enero de 2013

Una cosa un sentimiento




Existen sentimientos
maravillosos sentimientos que pertenecen a las cosas
como la felicidad de la luz o una mirada amorosa
o el olor de un rayo o la muerte de un niño
o la palpitación de mi mano al entrar en el agua
y en mi recóndita envoltura de ausencia
infinitas virtualidades esperan la cita del tiempo
aunque llamen azar al dedo divino
y mis emociones de temple lítico
mis emociones  toscas como lamentos y risas
mis emociones que se retuercen dentro de su propio ombligo
puedan reconstituir la existencia
con un toque sobrecogedor de emoción única
para cada instante único del universo
irrepetible
irrepetible.