Seguidores

jueves, 30 de mayo de 2013

Et resurrexit




Se camina sobre una lienza vibrante
clavada por los extremos del infinito
en inocencia como el malabarista ciego que sonríe al perder el equilibrio
o el piar de un pajarillo dentro un nido arrastrado por las aguas.
Se camina el recuerdo una y otra vez
el recuerdo abismante y profundo como caída por la garganta de la muerte
lacrimoso y dulce de vida que se resiste a desaparecer
agarrada a ti, reconociendo tu obstinación suprema sobre un arca de noé
esa que tras el diluvio de las horas gira y gira dentro de un yo soy luz
crédula en el milagro diario de una vida que no conoce la muerte
porque simplemente aún no ha muerto
y que si muere, no se acaba.
La gravedad rota por el cuello sopla copos de luz
y un corazón sonriente liberado de su anciana tortura
sueña recostado sobre las trasparencias de las alas de una libélula.
Tantas manos te levantan cariñosamente
para que las aguas del pantano negro
nunca más te toquen
y los recuerdos van y vienen como mundos
desde todos los tiempos posibles
sin ninguna resistencia
sin ningún orden.
Tú sabes que estás dentro de algo
empujado por algo
amado por algo
que te supera
ante lo cual tu única libertad
es sonreír o llorar
o sonreír y llorar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario