Seguidores

domingo, 29 de julio de 2012

LOS VAGABUNDOS DEL DHARMA



Los vagabundos del Dharma se sientan a la orilla de cualquier camino, se miran, sonríen plácidamente y comienzan a comer en sus andrajosas escudillas los andrajosos manjares que han obtenido con dulces engaños de los creyentes. Una niña de pelo negro y sucio los ha mirado durante unos minutos y ahora se acerca con la timidez de una gacela. Ellos la miran y piensan que no existe, entonces la niña desaparece y vuelven a sonreír, mirándose unos a otros. Un perro vagabundo los observa desde el otro lado del camino, pero no osa acercarse, porque comprende que el Dharma también a él lo ha puesto en su lugar. Los vagabundos del Dharma limpian con paja sus enseres, bendicen el lugar y se alejan cantando.

sábado, 28 de julio de 2012

Volvería a despertar



Volvería a despertar
sobre una luna desplegada a doce colores por el cielo
y en el destello de un pasaje piramidal entre la tierra y el sol.
Despertaría vientos que animaran la paz y el descontento
borrando nombre viejos como New York, Roma y Pekín
o las horas desgastadas de los relojes de la tierra
que cayesen como monedas viejas en un saco roto
que los bancos abriesen sus puertas y no pudiesen cerrarlas
hasta que sus bóvedas descerrajadas soltasen los malos vientos del planeta
y se descubriese la verdad mentida de que ningún rico tiene nada.
Volvería a nacer
a medio camino entre el mundo y las estrellas
a medio camino entre mi madre y todas las madres
entre el amor y la inquietud
entre el infinito y la nada.
Volvería a nacer príncipe
sin reino,
rico, sin riqueza
y humano sin defectos.
Volvería en cien años más con ustedes
cuando todos los humanos vuelvan a nacer
despiertos.


miércoles, 25 de julio de 2012

Pinceladas delirantes



Pinceladas delirantes escurren por el macramé de la calle,
desde lo alto un millón de ventanas converge radialmente
sobre el asfalto que sólo conoce de veranos e inviernos pasados
el carrusel de la locura humana perfectamente matemática
desgarrada por el flanco del panal urbano que gotea vidas
efímeras pero no eficientes y rápidamente despachadas
económicamente numeradas en el ir y venir de una calle enferma
y sana cuidada pulcramente por artistas del parecer siempre atractiva
acercamientos si los hay indecentes no dicen nada de personas
caprichos justificados con pequeños espacios en un infierno permitido
pequeños individuos caprichosos se entrelazan a bajo costo
en los prostíbulos bancarios parlamentarios institucionales
acarreados por toneles persecutorios de racimos humanos
colgantes de la escarcha de metal del vidrio hexagonal y gótico
a la carrera o sin trabajo envueltos en la neblina de los metros
del ruido de olas que retroceden y revientan a la espalda de nada
se deshace la noche tal vez la mañana y un ruiseñor machacado por las ruedas giratorias
del destino yace sobre el pavimento sucio negro pero siempre renovado
del macramé artísticamente diluido de la calle polícroma.

domingo, 22 de julio de 2012

Si me dejaras



Si me dejaras ahora, ahora mismo
lloraría
lloraría
como siento que llora el mundo
toda vez que gira y gira
sin poder olvidar
ni olvidar
algo
que llora.

viernes, 20 de julio de 2012

Intensidad de vivir



Intensidad de vivir
no en una pieza oscura llena de luces
no abandonado en una calle llena de gente
no de un cuerpo enamorado sin alma,
tal vez saltando de un barranco para no morir como nací desnudo
o escuchar palabras hasta proferir silencio
o comer pescado frito y convertirse en pez.
No intensidad como Dios manda
sino como la manda la locura,
a veces contenida por millones de años
hasta que al fin se materializa en una simple flor en el desierto
o en una estrella fugaz que nadie vio cruzar por el pensamiento de un recién nacido
y brotar de sus ojos como enredaderas que quema el sol estival
hasta que retornan al verde con el morir
que son las vidas
que van a dar la mar.
Intensidad de vivir
desbordado más allá de sí mismo
sin aceptar límites
más allá,
eso es
intensidad
de vivir.