Seguidores

martes, 25 de diciembre de 2012

Ángel de la guarda




Ángel de mi guarda
nombre aprendido en el sueño de mi infancia
entre descensos apresurados de bondad huérfana
en respuestas tímidas y muy mías de amor
a un despertar de atrevidos acosos
que a veces se enfrenta con gigantes de ensueños
y golpes de destino incomprensible
como rayos encadenados alrededor de mi flaca figura
entre besos y manotazos de plumas celestiales
porque todo ángel identifica su zona de crueldad
como la sombra furiosa del ángel que lucha contra sí mismo
y nos adormece sin certeza si para la vida eterna
o para esta vida moribunda del despertar matutino.

Ángel de la guarda sin cliché
ángel desbordado de los mitos patrimoniales
resoplido de una consciencia alterada por el miedo
que se habla a sí misma convincente y convencida
en el reconocimiento de su propio vuelo cósmico
ángel con ángel
advenimiento de las tormentas dulcificadas
de las paternidades dudosas pero ciertas
de los caminos incomprensibles del extrañamiento
humanizados a fuerza de un dios de amor
con ángeles guardianes como legiones de moscas santas
que se reparten los niños del planeta
y juegan a otorgarles dulces sueños en abrazos de felpa
o a dejarlos caer por la angustiosa garganta de la muerte
hasta recibirlos por el otro lado del dolor
en la cuna de la muerte que comienza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario