Seguidores

jueves, 4 de octubre de 2012

Libertad sin freno




Voy a volar como una nube de pensamientos
dispersada por una quebrazón de huesos
como se planea un despertar cuando se está despierto
y sin razón te descubres sobre la cubierta de una fragata de guerra
y escuchas indudablemente el despertar de sus cañones abatiendo
cualquier posibilidad de despertar,
más aún cuando su tubo de acero negro gira y apunta hacia el sol,
¡Dios!, tu sol,  el sol de todos los nacidos,
el sol astronómicamente inalcanzable
salvo para los esputos miserables de los hombres de guerra.

Voy a volar y no me detendrá el pensamiento,
voy a volar sin miedo a la luz de mi propio cuerpo,
voy a volar como una nave de guerra
se libera de su propia guerra
y vuela en el horizonte incandescente de la tarde.

1 comentario:

  1. Esa sensación que sentimos tantas veces...
    cuando llega hay que dejarse llevar
    Un beso amigo

    ResponderEliminar