Seguidores

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Mi casa




En mi casa hay un esquina donde cuelga una araña blanca
un rayo de sol atraviesa un vidrio rojo y se convierte en dorado
en ocasiones la escala se extiende tanto hacia arriba
que no logro subirla por completo durante el día
y las flores sonriendo se esconden detrás de las hojas verdes
el trigo recostado en un saco conversa amigablemente con el horno
la ducha canta con voz femenina
el patio ladra desde el fondo de la casa
y el cielo huele a jazmín con manchones de fresa.

Me gustaría que vinieses a cenar conmigo esta noche
pero antes debo terminar de escribir este poema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario