Seguidores

lunes, 2 de abril de 2012

No estoy aquí


No estoy aquí. No estoy ahí.
No creo estar en ninguna parte.
Aleteo dentro del resplandor de mi propia conciencia
entre llamaradas misteriosas de mis fragmentos
reunidos en granos vivos sobre un campo de estío
y arrojados sobre la era sanguinolenta del mundo,
gavilla humana amarrada
dentro de una emoción persistente.
Si no fuese tan frágil el lazo de mi cuerpo,
si mi mente no se durmiese cada noche
hasta la negrura desconcertante de la muerte,
mi amo interior no se apegaría cobardemente a nada,
el héroe regresaría a casa desahuciado
y como un niño eterno jugaría sin preguntarme jamás
¿por qué?, ¿cómo?, ¿qué?
No estoy aquí.
Me disuelvo como el aliento grisáceo del pantano,
genio de una tetera hirviendo,
cuerpo deshecho a pedradas
que se van muriendo en la profundidad de la mente
junto con la tierra que se hunde por el oriente del sol
y el sol estalla en mundos que aguardan
inertes y pálidos al mismo sol.
Creo que no estoy en ninguna parte
y por ello estoy poco a poco donde quiero estar,
en el refugio creador de una intensidad asombrosa
que va escapando peligrosamente en la radiación de mi alma
por la fisura vacía del reactor de la muerte
hacia una creación no dimensional e imposible,
paralela desviada del espacio infinito
gracias al tajo perfecto
sobre mi cordón umbilical.
No estoy en la hora que nos llaman insistentemente
a almorzar.
No respondo a mi nombre algebraico.
Cada noche duermo menos,
cada día bebo menos.
Sólo comienzo a ver luz y oscuridad,
así fue al principio
--me cuesta recordarlo
cuando no estaba en ninguna parte.


4 comentarios:

  1. Espero que en este momento estés aquí para recibirme, pase por tu blog y fue todo un honor el visitarte, desde Jaén un abrazo y feliz dia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El honor es mío al recibir a un caminante complaciente y amigo. Siempre estarán abiertas las puertas de esta casa para ti, Miguel.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. un buen recorrido por la desesperación que nos ata, quiriendo correr pero sin saber hacia donde ni para que.
    son estas sensaciones motivo de reflexión para muchos de nosotros, pero tú lo has hecho magistralmente.
    saludos rodrigo desde colombia.
    un abrazo loco hermano.

    ResponderEliminar
  3. Se me ha vuelto Whitman jugando con los espejos, saludos compañero.

    ResponderEliminar