Seguidores

miércoles, 4 de enero de 2012

Mi huerto


Yo no tenía un naranjo
pero tenía un ciruelo
en medio del patio de cemento.
Y no prometía a nadie sus flores
sino lágrimas de colores,
y no tenía hojas jugosas
sino cabellos revueltos,
y no tenía raíces
sino infancia sin fin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario