Seguidores

domingo, 6 de noviembre de 2011

Compraventa



Yo me compro abogados y jueces venales
yo dictamino y decreto que se coman diez libros de leyes
que se atraganten in situ con diez juramentos
que se tatúen sus cuerpos con sentencias infelices
que la NASA invente escáneres para intenciones leguleyas
si me conceden—excelencias
 ganar cien juicios y concursos.
Yo me compro de paso la NASA y sus cohetitos
yo contrato a mejor paga a sus ingenieros—fabrico dinero multinacional
--no intenten competir conmigo
yo le vendo al cliente mejores paquetes de viajes por las rutas del cielo
al menos tres noches de ensueño en la cara publicitada de la luna
--a bajo precio en oferta
para contemplar desde un jacuzzi de mineral selenita
el eclipse total de la Tierra.
Yo me compro a los empresarios del mundo
yo juego a reventar la bolsa si quiero
yo he ganado más dinero y voluntades que todas las religiones
yo soy el señor de la economía del futuro
--le he comprado a Dios las acciones del Tiempo
yo les concedo la vida por un rato más
a los pobres humanos de la tierra
yo controlo las bases de datos de sus computadores
y la energía moribunda del planeta
yo me he apropiado fraudulentamente
--soy el amo más poderoso por aquí
de sus mezquinos
miserables
enanos
propósitos y maquinaciones.
¿Tienen algo más que venderme?


1 comentario:

  1. Me ha sorprendido y encantado este poema en cascada que corta la respiración. Que se vayan enterando los que van de omnipotentes por la vida: al final caen.
    Saludos, amigo.

    ResponderEliminar