Seguidores

lunes, 10 de octubre de 2011

Volver


Y volverán esas mañanas de musgos celestiales
lentas y primales
de los primeros verdes tímidos del mundo
aleteos de esperanza
en júbilos volcánicos
cuando los niños jugaban sin el hombre
a levantar montañas y planetas
a soñar colores de animales
en la talla de aguas azules
dentro de peces de jade.
Y volverán el perdón y el asombro
de existir el vivir
y las nubes sean aves
y las aves sentimientos
y al caer la tarde
el sol no muera sino se levante.
Volverá el silencio que lo escucha todo
volverá el rocío a purificar
las heridas abiertas
volverá el azul del cielo
y la respiración del infinito.
Volverán las mareas del tiempo
a lamer una y otra vez
la roca planetaria.
Volverá mi amor endurecido
polvo deshecho y ceniza
a nacer en el barro de mi alma.

4 comentarios:

  1. Bellísimo poema, bellísimo, bellísimo!
    Inspirador es que vuelva el perdón y el asombro y que al caer la tarde, el sol no muera sino se levante! qué belleza!
    Bendito sea el barro de tu alma.
    L.

    ResponderEliminar
  2. Tu sensibilidad es bellísma. Gracias, Lorena.

    ResponderEliminar
  3. Vuelven del pasado las almas abatidas?
    Vuelven a construirse los caminos por los cuales antes transcurría nuestro andar y donde eramos felices?
    Todo vuelve en la mirada de almas que esperan?
    o nada vuelve para algunos?...

    -Me gustó, en especial porque yo eh escrito Mucho sobre aquel tema .. pero aún no eh subido nada a Internet..- Saludos.-

    ResponderEliminar
  4. Esos versos que escribiste son profundos y auténticos. Gracias por compartirlos y ojalá escribas pronto en tu blog que te espera desde el año pasado. Te seguiré visitando allí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar