Seguidores

miércoles, 22 de junio de 2011

PATERNIDAD DUDOSA


Al comienzo fue en silencio. Luego murmuró torpemente algunas palabras. Finalmente gritó gritó y gritó. “¿Dónde estás? ¿Dónde estás?... ¿Por qué te escondes? ¿O no existes?... ¿Acaso hay alguien sin padre y efecto sin causa, o mentira sin verdad?” Y mientras grito mi garganta se va volviendo gruesa y grave, como una perforación que cava más hondo en un pozo vacío. Y el eco me responde “Yo… yo…yo…” ¿El universo también crece en el vacío desafiando mi solitaria pequeñez para que vuelto hacia mí mismo anule la nada en un combate cuerpo a cuerpo?... Y mientras continúo gritando desaforadamente “¡¡¡¿Dónde estás?!!!...” Sé que te sigo, aunque no seas más que mi propia sombra —la paradoja de que si yo soy tuyo o tú eres mío-- mientras igual me voy haciendo hombre.

2 comentarios:

  1. Un montón de interrogantes para culminar en una afirmación humana que trasciende. Bien por ti Rodrigo por como desarrollas los relatos cortos y atrapantes. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Cúmulo de preguntas dudosas que envuelven , acompañan y cercioran su verdad.Es difícil escapar de la propia sombra...

    Me ha gustado mucho.

    Un Saludo.

    ResponderEliminar