Seguidores

sábado, 28 de mayo de 2011

POR LA COLA DE UN BUEY


Por la cola de un buey me encaminé bien tierra adentro. La paz se descolgaba por entre los árboles en conchas de rocío. La luna cosquilleaba de espuma bajo el vientre del buey. Los niños venían cantando desde las chozas de sus pueblos, subían felices a su lomo y de un brinco aleteando con sus manitos alcanzaban el cielo. El señor reloj se había puesto serio y dormía. Tomé una nube y la doblé bajo la cabeza de mi niño. Esta es mi canción de cuna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario